En el post de hoy y a través de esta “Mega guía sobre la apertura de diafragma y velocidad de obturación” te voy a enseñar otro pequeño gran paso para lograr hacer mejores fotos. La velocidad de obturación y diafragma es esencial para poder llevar a otro nivel tu técnica en fotografía.

Si te interesa mucho la fotografía (que apuesto a que sí), una de las primeras cosas que deberíamos de aprender son la abertura del diafragma y la velocidad de obturación junto al ISO y el histograma.

diafragma camara

 

Son de los dos conceptos más importantes en fotografía… bueno, algunos pensaréis:

¿Y qué pasa con la ISO?.

Bien, la sensibilidad ISO es el último valor que hay que tocar en nuestra cámara, porque abusar de ella y subirla mucho a valores altos, creará ruido en nuestra fotografía y también pérdida de definición.

Si todavía no tienes muy claro a que nos referimos cuando hablamos de ruido en Fotografía, te recomiendo que leas el siguiente post de la Wikipedia -> Ruido

Antes de empezar, imagínate que pudiéramos retroceder en el tiempo, y mejor aún…

Imagínate que eres un joven Cartier-Bresson (si no sabes quién es… no sabes lo que te estás perdiendo, puedes conocer mas sobre Cartier-Bresson pinchando aquí) con su cámara analógica en mano (soñar es gratis, jejeje).

Y para hacer tu foto soñada tienes que usar una rueda o dial selector para elegir una velocidad de obturación y también usar el anillo de diafragmas que hay en el objetivo para elegir la abertura y para colmo enfocar de forma manual.

¿Parece complicado, verdad?

Pues estamos de enhorabuena, porque con nuestras cámaras digitales podemos elegir la abertura y la velocidad de manera muy rápida y sencilla.

velocidad de obturacion

Jugando con la velocidad de obturación. Foto @ Mikel https://www.flickr.com/photos/atzu/4035068330/

Además hoy aprenderemos cómo elegir la abertura de diafragma y la velocidad en nuestra cámara fácilmente (si cuando termines de leer todo esto, estudias también el post La Ley de la Reciprocidad en Fotografía creeme, estás dando un gran paso a la hora de entender perfectamente como se comporta tu cámara).

Para aprender tanto la abertura como la velocidad vamos a ir hoy pasito a pasito, o como decía Vicent van Gogh:

“Las grandes cosas se hacen a partir de una serie de pequeñas cosas puestas juntas”.

 

Apertura de diafragma.

El diafragma es la parte del objetivo que controla la cantidad de luz que llega al sensor, abriéndose o cerrándose para permitir que entre más o menos luz según sea necesario.

Es como las persianas de nuestra ventana.

Si las dejamos cerradas casi del todo, sólo entrará un pequeno hilo de luz, pero si las abrimos de par en par, entrará mucha luz e iluminará toda la habitacion.

Nuestra cámara abre y cierra la abertura gracias a las palas o laminillas que tiene el diafragma, dejando un diámetro más grande o más pequeño, dejando pasar más o menos luz.

diafragma

¿Cómo abrimos y cerramos el diafragma?

Gracias a los controles de nuestra cámara, si tienes una cámara réflex, hay una ruedecita o dial con la que puedes seleccionar la velocidad, y un botón AV+/- (en Canon), +/- (en Nikon).

Si mantienes pulsado ese botón +/- y a la vez giras la ruedecita verás cómo va cambiando el valor de la apertura del diafragma.

Si tu réflex es un modelo más avanzado o profesional, es más fácil aún, pues tendrás dos diales o ruedas, una para la velocidad y otra para la apertura.

Si tienes otra marca de cámara o tienes una híbrida, los diales de selección pueden variar de un modelo a otro, mira el manual de tu cámara y verás que también es sencillo.

diafragma camara

¿Y como se mide la apertura de diafragma?

Se mide en números F.

Estos números van desde un valor de 1 hasta 32, dependiendo de nuestro objetivo y el paso de un valor a otro se llama paso de diafragma.

Para entenderlo mejor, si cambiamos el número de f5,6 a f8, hemos saltado de un paso a otro de diafragma.

Y estamos de suerte, ahora con nuestras cámaras digitales podemos afinar con más precisión el valor de diafragma, pues tenemos pasos intermedios, llamados tercios de paso.

Por eso, al pasar de f5,6 a f8 (puedes probar con tu cámara), verás que tienes también los números f6,3 y f7,1, que son los tercios de paso.

diafragma objetivo

Para aprender estos valores de una manera fácil:

El menor número F es la mayor apertura (por ejemplo f/1.2) y el mayor número F es la apertura más pequeña (por ejemplo f/32).

Sí, es curioso esta escala de los valores de diafragma. supongo que el que lo inventó tenía el día gracioso y los puso al revés.

diafragma abertura

El número más pequeño resulta que es la apertura más grande y el número más grande es la apertura más pequeña.

Para recordarlo mejor, a f1 le entra el doble de luz que a f2, y a f1.4 le entra también el doble de luz que a f2.8.

Un ejemplo, si selecciono un número de apertura de f2.8 dejo entrar mucha luz al sensor de mi cámara y si selecciono un número como f16, dejo entrar poca luz al sensor.

¿Cómo sé cuáles son los valores de apertura que tengo?

Mirando en tu objetivo.

Hay muchas clases de objetivos, unos tienen la apertura variable, por ejemplo, si tienes el zoom 18-55mm, verás que tienes los valores máximos de apertura de f3,5 hasta f5,6.

Esto quiere decir que a 18mm puedes abrir hasta un máximo de f3,5, pero si lo pones a 55mm puedes abrir solamente hasta f5.6.

Si tienes un zoom como un 24-105, tienes un valor constante de f4, y da igual que dispares a 24mm que a 105mm, en ambos casos podrás abrir al máximo que es f4.

Y por último, si tienes un objetivo fijo de f1.8, podrás abrir hasta ese máximo de f1.8.

¿Con la apertura sólo controlo la cantidad de luz que llega al sensor?

No, tenemos con la apertura una de las mejores herramientas…

abertura de diafragma

Jugando con la abertura de diafragma. Foto @ Rajeev (Quora)

El poder creativo de la apertura de diafragma.

¡Aquí viene la parte más divertida!

La abertura no sólo controla la cantidad de luz que entra, sino también la profundidad de campo, o parte de la foto que tenemos en foco y que se ve nítida.

Esta función es una de las herramientas más interesantes y creativas a las que podemos acceder como fotógrafos.

Gracias a la apertura, entenderás muchas de las fotos que ves que te gustan tanto, desde un retrato íntimo donde sólo se ven enfocados los ojos de la persona, hasta un vasto paisaje donde ves todo con claridad.

Y todo esto gracias a los números F.

Con una apertura de f1.8, enfocamos el motivo principal y desenfocamos el fondo y con una apertura de f16 enfocamos mucha más distancia, como en un paisaje.

La profundidad de campo es un recurso de composición fotográfica excelente, ya que influye de forma decisiva en la atención que mostramos a la hora de contemplar una fotografía.

abertura diafragmaY como ves en la siguiente imagen de fotografía macro, realizamos la toma cerca del motivo principal, en este caso la flor, y al diafragma más abierto del que era capaz el objetivo, F2.8.

El resultado, nitidez extrema en sólo unos milímetros, y un suave y bonito desenfoque del fondo.

Y te aconsejamos mucho cuidar el contraste entre el motivo a fotografiar y el fondo, pues si se complementan bien puedes obtener grandes fotografías.

diafragma en fotografia

Inconscientemente, dirigimos nuestros ojos a aquellas zonas de la imagen que se encuentran más enfocadas frente a aquellas otras que no lo están.

La profundidad de campo de nuestra foto será mayor cuanto más cerrado esté el objetivo, o lo que es lo mismo, tenga un número f mayor.

Así, una fotografía tomada desde un punto con un mismo objetivo a f22 tendrá mayor profundidad de campo (más zona nítida) que otra tomada con el mismo objetivo y desde ese mismo punto con una apertura de f1.8

diafragma del objetivo

La profundidad de campo es la zona de nitidez de una fotografía, donde los sujetos se ven nítidos, en foco:

Poca profundidad de campo = pocas zonas de nitidez Gran profundidad de campo = todo (o casi todo) nítido.

apertura de diafragma

¿Listo para practicar?

Coge tu cámara, ponla en un trípode o encima de una mesa, y haz fotos a varios objetos juntos que tengas en casa (yo he usado piezas de ajedrez, pero puedes usar otros objetos, como figuras, libros, vasos, jarrones, etc.).

Usa diferentes aperturas, por ejemplo, una foto a la abertura máxima de tu objetivo (f5.6 / f3.5 / f,2.8) y enfoca sólo a una de las figuras u objetos que tengas. Y luego haz la misma foto, pero usando una apertura de f32.

En ambos casos, observa el fotómetro de tu cámara para exponer bien y evitar que la foto te quede muy oscura o demasiado clara y mira los resultados.

Estás ahora controlando la profundidad de campo con la apertura.

Velocidad de obturación.

Con la velocidad elegimos la cantidad de tiempo que pasa la luz hasta el sensor de nuestra cámara, desde tiempos muy cortos de 1/8000 segundos hasta varios segundos e incluso minutos.

Es lo que llamamos velocidad de obturación.

Al disparar es cuando elegimos el momento de nuestra foto.

Como vimos en el diafragma, controlábamos la cantidad de luz con las láminas o aspas del diafragma.

Aquí, en la velocidad, controlamos el tiempo que pasa la luz con el obturador, que es la cortinilla que se abre en el momento de disparar.

obturador

Cuanto más tiempo permanece abierto el obturador, más luz entra en la cámara; cuanto menor sea el tiempo de exposición, menos luz entra en la cámara.

Las velocidades de obturación van desde fracciones mínimas de 1/8000 ó 1/4000 hasta tiempos de exposición mucho más largos, de 20 ó 30 segundos.

La velocidad también se mide en pasos. Si cambiamos, por ejemplo, una velocidad de 1/60 a 1/30. hemos saltado un paso y a la vez hemos aumentado la cantidad de luz que llega al sensor.

Y aquí también estamos de enhorabuena, pues en nuestras cámaras digitales tenemos los tercios de paso (como ocurría con la apertura) y así afinar de forma más precisa la velocidad.

Si miras en tu cámara, al pasar de 1/60 a 1/30, tienes los pasos intermedios o tercios de paso 1/50 y 1/40.

velocidades de obturación


¿Cómo sé qué valor de velocidad tengo puesto en mi cámara?

Es sencillo, si nos fijamos en el número, la velocidad aparece en números enteros: 30, 60, 80, 125, 250,…

Estos números son en realidad fracciones de segundo. Es decir, si en nuestra cámara vemos 60 es 1/60 de segundo.

Y si selecciono velocidades muy lentas, veré números con comillas, como por ejemplo 1”, 2”, 4”… Estos son segundos enteros, 5” son 5 segundos.

¿Cómo cambio la velocidad de obturación?

En este caso, con la rueda o dial de nuestra cámara.

Girándola a la izquierda o a la derecha, vamos disminuyendo o aumentando la velocidad.

¿Y qué sucede si quiero disparar a velocidades mucho más lentas?

Dependiendo de nuestro modelo de cámara, puedo llegar hasta 10”, 20” o incluso 30”.

Y más allá de esos valores, tenemos el modo B o bulb.

velocidad de exposicion

Jugando con el modo Bulb. Foto © Alex (KB4Images.com)

Con el modo bulb puedo disparar muchos segundos e incluso minutos, en este modo el obturador está abierto y dejando entrar luz a nuestro sensor mientras mantenemos pulsado el disparador.

Aquí es recomendable usar un cable disparador o mando a distancia, para evitar mover nuestra cámara y tener nítida la fotografía.

Y para que no nos salga movida al disparar con velocidades lentas, usaremos un trípode.

Se aconseja disparar a pulso a velocidades de 1/30 o superiores, por mucho que los fabricantes nos digan que su objetivo con estabilizador te ayuda, mejor llegar a casa con una foto nítida que con una imagen borrosa por arriesgar y fiarnos de la tecnología.

Además, dependiendo del tipo de objetivo que tengamos en la cámara, seleccionaremos la velocidad más adecuada para disparar con cámara en mano. Por ejemplo, si tengo un 50mm, es recomendable disparar a velocidades de 1/50, 1/60 o superiores. Y si tengo un 200mm, disparar a 1/200, 1/250 o superiores.

Cuanto mayor sea la focal, mayor la posibilidad de que nos salga movida, de ahí estos consejos.

tiempo de exposicion

Jugando con la velocidad, podemos obtener distintos resultados. Foto © Cameraland Sandton

¿Cómo sé qué velocidad de obturación usar?

Si la escena es muy oscura, como en habitaciones interiores o en catedrales, etc., podemos dejar velocidades de obturación lentas para captar la luz de la escena.

Y al contrario, en situaciones muy luminosas, como en exteriores o a pleno sol, podemos aumentar la velocidad para evitar que entre mucha luz en la escena y perdamos los detalles importantes.

¿Con la velocidad de obturación controlamos sólo el tiempo que dejamos pasar la luz al sensor?

No, tenemos también la posibilidad de manipular el movimiento

El poder creativo de la velocidad de obturación.

Utilizar nuestras “máquinas” de forma creativa es algo que nos gusta mucho en DR Escuela (es más en el Curso Anual nos centramos al 100% en ello) No importa si tenemos delante un lento riachuelo o un cohete rápido volando, somos libres de seleccionar la velocidad que queramos para cada tipo de escena.

velocidades de obturacion

Como ves en la fotografía anterior, variando la velocidad se consiguen dos efectos diferentes: difuminar el movimiento o congelar el movimiento.

Si el sujeto está en movimiento, debemos adecuarnos al movimiento, para ello utilizaremos velocidades de obturación más rápidas, para que el motivo no quede borroso, y podremos congelar la acción.

Las velocidades altas o muy rápidas permiten detener completamente hasta el movimiento más rápido, como gotas de agua salpicando, jugadores en eventos deportivos, coches, animales corriendo o volando, personas saltando o incluso una bala o las alas de un colibrí.

movimiento con la velocidad de obturacion

Por ejemplo, a velocidades de entre 1/40 ó 1/50, podemos generar movimiento, pero a la vez sacar a la persona nítida y no borrosa, como en el caso de la fotografía anterior, donde se quiere mostrar sólo el movimiento de la mano del guitarrista.

Y curiosamente podemos crear movimiento en todo tipo de elementos que en teoría nos parecen estáticos, como fotografiar a bajas velocidades flores en el campo mecidas por el viento, estela de estrellas, norias, aguas sedosas de cascadas, estela de coches, personas en movimiento, etc.

velocidades lentas de obturacion

Si queremos obtener el conocido efecto seda tan característicos de las corrientes de agua, como ríos, cascadas y demás, podemos usar velocidades lentas de entre 1/5 hasta unos pocos segundos.

Además, si te gusta mucho este efecto y quieres aprender cómo se hace, puedes echar un vistazo a nuestro artículo de la Escuela, Cómo conseguir el efecto seda en tus fotografías.

modo bulb

Conclusión.

Si quieres dominar tu cámara y sacarle el máximo partido, a la vez que quieres conseguir distintos efectos creativos en tus fotografías, te recomendamos en la Escuela practicar con los valores de la exposición que hemos visto hoy: la velocidad de obturación y la abertura de diafragma.

Y ya sabes que la sensibilidad ISO se deja para el final, pues es un valor que hay que tocarlo lo menos posible, para lograr más definición y evitar el ruido en nuestras fotos.

¡Espero que te sea de utilidad!

Y ahora… ¡a disfrutar de la fotografía!

Puedes inscribirte en nuestro curso gratuito pinchando aquí
Curso de Fotografía Gratis