Ser fotógrafo profesional, ese sueño que muchos quieren cumplir cuando su pasión y su sueño gira alrededor del apasionante mundo de la fotografía.

Pero no es nada sencillo, en definitiva, nadie nos dijo que lo fuera.

Aunque con los siguientes consejos te ahorrarás muchos quebraderos de cabeza y te servirán de orientación para iniciar tus pasos en el camino de la fotografía profesional.

En DR Escuela siempre apostamos por la sencillez, por no llenarnos de un exceso de información y por evitar el perfeccionismo, que es ese gran freno que actúa despiadadamente sobre todos los que comienzan en su pasión.

Por eso hoy vamos a orientarte en todo lo que podamos, como nos hubiera gustado que nos hubieran ayudado cuando empezamos.

Vamos con los consejos…

 

fotografia

Necesitas tener pasión de verdad por la fotografía.

Con esto seguramente estarás diciendo: ¿Pero qué me dices? ¡Si es lo que más me gusta! ¡Cómo no voy a tener pasión!

Y ahí es donde matizo el tema de la pasión.

Con pasión me refiero a que necesites de verdad hacer fotos, que lo eches en falta, que sea lo que más te guste hacer y que lo hagas por ese preciso motivo, porque te apasiona y te gusta.

Pensar en convertir la pasión en negocio o dinero, en buscar likes en redes sociales para tener visibilidad y que te contraten como profesional no es pasión, es negocio puro y duro.

Por eso el primer consejo de hoy es muy importante que te lo grabes a fuego: haz lo que más te gusta, da igual lo que digan, da igual las críticas, la desesperación, los momentos de sequía creativa, haz lo que te más gusta y las fotos que sientes que necesitas realizar, únicamente eso.

Ya se encargará el Universo de traerte clientes, primeros trabajos, porque todo llega. En psicología se dice que la gente busca a las personas que son apasionadas, no las que trabajan porque sí, no las que te vienen vendiendo algo porque sí, no las que cogen la cámara en búsqueda de fama o ganar dinero porque sí, porque ellos lo valen. No, el anuncio de L’Oreal no funciona en la vida real  😉

fotografia profesional

Sigue tu pasión, por encima de todo. Y si al ver tus imágenes en la pantalla LCD te arranca una sonrisa, eso es que vas por buen camino. Estás realizando las fotografías que quieres tú, no los demás. Foto © Ionut Coman

Tu equipo fotográfico es una extensión de tu cuerpo, no te limita.

El segundo consejo es que fotografíes con alma, con emoción, con ganas de contar tus historias y las del mundo que te rodea. En definitiva, que la fotografía como disciplina artística sea tu guía.

Lo contrario son, como digo yo, los “fotógrafos tecnócratas” que son aquellos que dan más importancia a la cámara o al equipo que tienen, y piensan en serio que si no tienen el último modelo de cámara u objetivo, o un equipo Pro de altas prestaciones, que todo eso les limita y no les dejará crecer como fotógrafo.

Y ahora te pregunto, ¿te gustan tus brazos, tus ojos, tu cerebro? Es evidente que sí, además es que no los puedes cambiar y tampoco podemos vivir sin esas partes de nuestro cuerpo.

Entonces relájate, no necesitas cambiar de cámara cada dos por tres, eso hará por un lado que pierdas nivel adquisitivo (y los fotógrafos profesionales controlan mucho el balance de ingresos y gastos, por eso son profesionales).

fotografia de bodas

Con una cámara básica y no actual, se pueden lograr grandes resultados e incluso trabajar con ella. Foto @ Gagarose (Canon 600D + 50mm)

Y por otro lado te creará ansiedad, necesidad, ganas de tirarte a hacer compras compulsivas. Respira hondo, la calma y el estar contento con lo que ya posees es lo que más te ayudará a ser creativo y a crecer como fotógrafo.

Lo contrario, pensar que necesitas mejor equipo, que algunos trabajos no los podrás realizar por la cámara que tienes actualmente, lo que hará será bloquearte, frenarte y ponerte barreras a tu mismo.

Haz lo siguiente: disfruta de tu pasión, coge tu cámara, da igual qué marca o modelo sea, y busca la motivación y el hacer cosas que te realmente te gusten, eso hará que te distingan del resto. Y olvídate de tantos megapixeles y de rangos dinámicos.

Mucho mejor disfrutar practicando la exposición, la iluminación y la composición con tu cámara actual. Te sorprenderán los resultados 🙂

curso de fotografia

Sí, lo sé, en ocasiones escuchamos los cantos de sirena o a los que se nos acercan diciéndonos: “pero esa cámara no es profesional, ¿no?”. Da igual, tú sigue disfrutando de tu pasión allá donde vayas. Foto © David Marcu

En la fotografía nunca se deja de aprender.

Este tercer consejo lo puedes guardar también como un tesoro.

Sí, uno nunca deja de aprender, y si encima es una disciplina que nos apasiona, pues esto es una gran noticia, pues siempre tendremos nuevos estímulos, motivaciones y cosas nuevas que aprender de la fotografía.

Creer que los grandes maestros o los fotógrafos que llevan años de profesión a sus espaldas, lo saben todo, es un error.

Es bueno ser autodidacta y a la vez formarse en fotografía, al menos al principio, te ahorrarás muchas horas de estudio y de frustraciones. La técnica es necesaria, luego con ella ya podremos lanzarnos al mundo de la creatividad, de las luces y las sombras, de las emociones que aún te quedan por plasmar en tus fotos.

Hay muchos sitios en donde podemos formarnos como fotógrafos, pero te aconsejamos no buscar prestigio o fama, y muchos menos al inicio. La fotografía es un arte que requiere práctica y creatividad que buscarán a tu mente y a tu corazón para expresarse y cobrar vida.

 

estudio fotografico

La creatividad está dentro de ti, nace de tus pensamientos, anhelos, creencias, ilusiones, sueños, pasiones, … No de un título colgado de la pared. Foto © Rawpixel

Aún no he conocido ningún caso en el que la creatividad y la pasión busquen nacer de un título o un master. Así que sonríe y alégrate, pues cualquiera puede lograr lo que se propone y más aún si te nace del corazón.

Cualidades, requisitos mínimos y madera de artista.

Bien, los anteriores consejos son muy emocionales, y soy consciente de ello, pero los considero imprescindibles pues en ellos está la esencia de la fotografía.

Pero claro, la pasión sola no es suficiente, necesitamos otros ingredientes más.

No te preocupes lo más mínimo, todas las cualidades se pueden aprender y entrenar.

Para ser fotógrafo profesional necesitas varias cosas más aparte de manejar tu cámara como nadie.

Necesitas talento, que puede adquirir a base de experiencia, práctica, leyendo libros que te inspiren, probando cosas nuevas o estilos diferentes, así llegas a tu propio estilo y comprobarás cómo el talento llega solo.

Necesitas visión para los negocios, sí, fundamental y es algo que descuidan muchísimos fotógrafos, al igual que la composición. Un plan de marketing y de negocio sólido es primordial. Y distinguir la fotografía de calidad de la fotografía profesional.

estudio fotografico

Con talento, visión y valentía, podrás dar el salto para llegar donde desees. Foto © Sammie Vasquez

Cualquier aficionado con todo el tiempo del mundo puede sacar algunas fotos de calidad abrumadora. Pero… ¿bajo presión? ¿trabajando para un cliente que te exige un mínimo en cada ocasión que te contrate? Ten una visión, lo demás viene solo, no busques ser perfecto, sé profesional y cada vez tendrás más calidad en tus trabajos.

Paso a paso.

Tu parte pasional y tu parte racional con visión de negocio tienen que trabajar juntas. 50% fotógrafo + 50% empresario.

Necesitas valentía, sí, ser valiente para atreverte con nuevos retos, para salir de tu zona de confort, para aceptar trabajos que al principio te aterran pero que después te harán crecer muchísimo y te darán esa experiencia necesaria que te comentaba antes.

Sí, el valor también puede entrenarse, puedes proponerte hacer ciertos ejercicios, practicar técnicas nuevas y no dejar de aprender. Esto te irá dando cada día más seguridad, que es fundamental para que empieces a llenarte de valentía.

fotografo bodas

Recuerda que necesitas ser 50% fotógrafo y 50% empresario. El talento, sin un buen plan de negocio, se pierde como la arena se escurre entre los dedos. Foto © Rawpixel

Especialízate.

Esto es algo muy importante y que no debemos pasar por alto.

Como consejo es bueno que te enfoques en lo que más y mejor destaques, aquello en donde brilles y al final acaben buscándote.

Sí, como aficionado es bueno que pruebes muchas cosas, que practiques muchas disciplinas de la fotografía.

Pero al final, busca la especialización. Y quédate allí para crecer en donde eres realmente bueno, ¡qué digo, increíble! 🙂

Cuando quieres carne, ¿a dónde vas? ¿al carnicero o al pescadero? Parece obvio, ¿a que sí?

Pues en fotografía pasa lo mismo, quien quiere por ejemplo una boda de ensueño y de calidad, busca a un fotógrafo especializado en bodas, no a un todoterreno o al Pepe Gotera y Otilio que se compraron una cámara y hacen de todo lo que les sale y también a domicilio 😉

bodas

Busca especializarte en aquello que más te guste, como puedan ser las bodas como en este ejemplo, o moda, publicidad, retratos, viajes,… Foto © https://www.her.ie/

Be original, my friend.

Parafraseando a Bruce Lee, sé original. No copies a otros.

Si quieres ropa de calidad, ¿te vas a una tienda de moda de confianza o a los chinos?

Es bueno inspirarse en otros fotógrafos, ¡por supuesto! Mira galerías de Pinterest, Instagram, 500px, inspírate, anota ideas.

Pero luego haz aquello que más te guste o apasione, como te decíamos al principio, ya tienes la técnica y has buscado la inspiración, ahora suéltate la melena y da rienda suelta a tu imaginación y creatividad.

Si te especializas y encima vas buscando aquello que te distinga y te haga único, ya tienes mucho camino ganado para convertirte en un gran fotógrafo profesional.

fotografo madrid

Sé original, tus ideas te lo agradecerán

Marca personal.

Vamos a decir las cosas claras. Necesitas crearte una buena marca personal.

Esto es así, ni más ni menos. Vende más fotos o tiene más clientes el que más sabe de marketing que el que es mejor fotógrafo.

Un poquito más de calidad en tus fotos tus clientes no lo valorarán lo suficiente y no lo pagarán. Pero un poquito más de mejora en tu marketing y tus ventas aumentarán, al igual que tu marca personal y tu facturación.

Entonces, ese poquito más de trabajo y esfuerzo a dónde lo vas a dedicar, ¿a trabajar en tu marca personal? ¿o a mejorar sólo un poquito la calidad de tus fotos?.

Además de la especialización que vimos antes, con este último consejo sabrás qué tipo de fotógrafo eres, a dónde quieres llegar y qué es lo que te diferencia de los demás. Esa es tu marca personal. Si todavía te quedan dudas puedes consultar a Rafa Rodero de Fotógrafo Inteligente para definir tu negocio como fotógrafo.

fotografo

Muestra a todos tu marca personal. Foto © http://blog.lesroches.edu/

 

Conclusiones.

Hemos visto varios consejos muy útiles y de los principales que hay para llegar al fondo del asunto y que crezcas como fotógrafo para convertirte en profesional.

Al contrario de lo que nos suelen aconsejar cuando empezamos: ten un equipazo, un super portfolio, web, likes en redes sociales, y demás.

Y sí, un buen portfolio y una buena web es importante, pero he querido centrarme en el alma de la fotografía y en la parte emocional para poder evolucionar como fotógrafos.

Date cuenta de que necesitas muchas cosas a demás de manejar una cámara de fotos, entonces, para qué preocuparse por el modelo o si no es la última novedad del mercado.

La pasión, conocer tu equipo, aprender de forma constante, desarrollar tu talento y valentía, especializarte allí donde brillas con luz propia, ser original y crear una marca personal.

Ya tienes lo importante, la columna vertebral donde poder sujetar y mantener todo el cuerpo de tu negocio o andadura en la fotografía profesional.

 

Puedes inscribirte en nuestro curso gratuito pinchando aquí
Curso de Fotografía Gratis

 

¿Qué te han parecido estos consejos sobre cómo convertirte en fotógrafo profesional?

¿Estás realizando o trabajando sobre alguno de estos consejos?

Cuéntanos…