Muchos de nosotros hemos intentado proteger nuestras fotografías del plagio o del mal uso que terceros les puedan dar.

Todo gracias a la moderna práctica democratizada que nos ofrece Internet para promover nosotros mismos nuestro trabajo.

Publicamos nuestras imágenes en diferentes plataformas, y a medida estas van poblando Internet, la posibilidad de su uso fuera de nuestro dominio es cada vez mayor.

En esta ocasión hablaremos un poco sobre los derechos de autor y las prácticas sanas que podemos adoptar a la hora de publicar nuestro contenido en la web.

Dejando de lado el nivel de reconocimiento que podemos tener con nuestras imágenes, es más importante la manera en la que podemos crecer como fotógrafos al aprovechar la forma actual con la que se hacen las cosas.

derechos de autor

No podemos simplemente guardar nuestro trabajo para nosotros mismos si estamos buscando crecer como fotógrafos, e internet nos acerca a personas valiosas que por limitaciones demográficas tradicionales, no podríamos conocer sin publicar nuestro trabajo en línea.

 

¿Qué son los derechos de Autor?

Los derechos de autor se materializan gracias a un conjunto de normas jurídicas y principios que protegen todos los derechos patrimoniales y morales que tiene un autor sobre una obra de su autoría.

Es importante conocer que los derechos de autor son reconocidos dentro de los derechos humanos fundamentales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Esto es sumamente importante saberlo, porque nos dice que a nivel mundial, nuestros derechos morales y patrimoniales son válidos, y deben ser respetados de la misma forma que nosotros respetamos los de los demás.

No sólo las grandes invenciones y las grandes marcas se ven beneficiadas por esto, si no todos los autores a nivel literario, artístico, musical, científico y didáctico, estén estos publicados o inéditos.

propiedad intelectual

La manera legal de proteger nuestro trabajo, es través del registro de Propiedad Intelectual (o similar) en nuestro país de residencia, o en algún país de destino que por cuestiones de negocio sea el indicado para registrar nuestra obra.

Gracias al convenio de Berna, el registro de propiedad intelectual en cualquiera de estos países, es válido a nivel mundial. Las fotografías se pueden registrar por lotes o por proyectos en lugar de registrar imagen por imagen.

Los derechos patrimoniales pueden ser transferidos a otra persona, sin embargo los derechos morales no pueden ser transferidos ya que su naturaleza los define como “irrenunciables”.

Es decir, que la naturaleza del autor no puede cambiar de dueño, sólo los beneficios relacionados a una obra pueden ser cedidos a un tercero.

¿Qué son las Licencias Creative-Commons?

La tecnología y las nuevas tendencias ideológicas han cambiado sin lugar a duda la manera en cómo los autores valoran a sus obras y la forma en que deciden sobre cómo estas deben ser distribuidas (si no me creen, pensemos un momento en el software libre o freeware).

Aquí entra el concepto de las Licencias Creative-Commons, las cuales nos dan una amplia gama de posibilidades sobre cómo licenciar nuestras obras al momento de publicarlas.

Estas fueron definidas por una organización estadounidense llamada Creative-Commons (que en español vendría siendo algo similar a Comunes-Creativos).

creative commons

Esta organización permite compartir obras y conocimiento a través de una gama instrumentos jurídicos de carácter gratuito denominados “licencias”.

Las licencias van desde la más estricta y restrictiva, la cual advierte que la obra sólo puede ser compartida de la misma forma que se encuentra publicada por el autor, y que debe ser acreditada al autor y también que no debe perseguir ningún ánimo de lucro, hasta las licencias más liberales que permiten al usuario utilizarla como mejor le plazca sin incurrir en ninguna repercusión vinculada a los derechos de autor.

Las licencias que se pueden utilizar son las siguientes (y basta con notificar en nuestro trabajo que estamos publicando nuestras obras bajo cualquiera de ellas sin necesidad de registrarlas):

• Attribution / Atribución
• Attribution Share Alike / Atribución-Compartir Igual
• Attribution NoDerivatives / Atribución-No Derivadas
• Attribution Non-Commercial / Atribución-No Comercial
• Attribution Non-Commercial Share Alike / Atribución-NoComercial-Compartir Igual
• Attribution Non-Commercial No Derivatives / Atribución-NoComercial-NoDerivadas

licencias de autor

Puesto que Creative-Commons sólo ofrece instrumentos estandarizados, no deben utilizarse para suplir cuestiones más complejas que podrían requerir de un instrumento legal más robusto, como una producción fotográfica comercial, por ejemplo.

Para esto, posiblemente, será necesario invertir en honorarios de un abogado experto en la materia.

El uso de las firmas puede romper con la estética de la imagen.

¿Ponerle una firma a nuestras imágenes sí o no?

Esta es una interrogante muy valiosa de discutir, puesto que muchas veces intentamos proteger nuestro trabajo por medio de una firma que anuncia nuestra autoría sobre la imagen.

Esta firma puede llegar a atentar contra la composición y la intencionalidad que el mensaje de la imagen puede tener gracias a su naturaleza distractora que su superposición genera.

Y lo curioso es, que si una persona desea utilizarla, encontrará las maneras de deshacerse de la firma sin importar nuestro esfuerzo por marcarlas.

Las firmas también rompen con la estética de una imagen, y denotan cierto nivel de inmadurez ya que son percibidas como poco profesionales.

Yo caí en ese error cuando empezaba en la fotografía, no lo voy a negar, y hay cierto portal de Internet donde subo mis imágenes, que aún las subo con una firma (la cual es casi imperceptible y muy pequeñita).

Buenas prácticas de publicación de contenido en Internet.

Lo mejor es poner en práctica ciertas formas que cuiden a nuestras imágenes de un posible plagio sin tener que marcarlas de una manera que rompa con su gramática visual:

• Cargar las imágenes en JPEG.
• Subir las imágenes a calidad de Internet (más o menos a 1620×1080 y 72 ppi).
• Mencionar en algún lugar sobre la decisión de licencia de Creative-Commons si lo consideramos necesario.
• Leer los “términos y condiciones” de las páginas web a las que subimos nuestro contenido, para estar enterados de los derechos a los que podemos renunciar al pinchar en “he leído y estoy de acuerdo” de estos términos y condiciones.

copyright

Créditos.

Muchas de las ramas de la fotografía se prestan a producciones que generan mejores resultados al hacerse con equipos más grandes. Esto puede ser desde una boda en la que se trabaje con varios fotógrafos y asistentes, hasta una producción comercial que involucre a modelos, maquillistas, estilistas, diseñadores de vestuario, locaciones especiales, etc.

En estos casos es importantísimo darles créditos (nombrarlas como se merecen) a todas las personas involucradas, simplemente por el hecho de que todas las partes aportaron una idea y un conocimiento que debe ser reconocido.

Si a nosotros nos gusta que nos acrediten por algo que nos genera orgullo, debemos de igual forma darle el mérito que se merece a las personas involucradas.

Puedes inscribirte en nuestro curso gratuito pinchando aquí
Curso de Fotografía Gratis

 

Glosario de enlaces.

Registro de la Propiedad Intelectual.

Creative Commons.

 

©Federico Alegría

http://www.federicoalegria.com
http://www.saatchiart.com/federicoalegria