Si te gusta la fotografía y concretamente la fotografía callejera, o el street photography, seguramente te habrás planteado alguna vez si esas fotos que haces son legales o no. Es una duda muy común y a la vez una cuestión que levanta bastante polémica en el mundo de la fotografía.

Bajo mi punto de vista, si alguien va a coger su cámara y va a fotografiar  momentos cotidianos en los que aparecen personas “desconocidas”, lo mejor es conocer al menos que marco legal existe en este sentido en España. Por lo tanto, vamos a ver a continuación algunas leyes que afectan directamente a todos los aficionados de este tipo de fotografía (grupo en el que me incluyo).

Fotografías en la calle: ¿qué no se puede hacer legalmente?

Vamos a ver como la Ley del Derecho al Honor y a la Propia Imagen y la Ley de Protección de Datos Personales afectan directamente a las fotografías callejeras.

1. Ley de Derecho al Honor y a la Propia Imagen

Según el artículo 18 de la Constitución Española y la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo de derecho al honor y a la propia imagen: Art.1.3 “El derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen es irrenunciable, inalienable e imprescriptible. La renuncia a la protección prevista en esta ley será nula, sin perjuicio de los supuestos de autorización o consentimiento a que se refiere el artículo segundo de la ley.”

Art.2.1 “No se apreciará la existencia de intromisión ilegítima en el ámbito protegido cuando estuviera expresamente autorizada por Ley o cuando el titular del derecho hubiera otorgado el efecto su consentimiento expreso.”

Fotografía propiedad de ©Brian Sokolowski

Ambos artículos indican que toda persona tiene derecho a la intimidad de su imagen salvo que ella misma dé un consentimiento. Por lo tanto, si no hay un consentimiento expreso de la persona afectada, o una autorización legal, se estará cometiendo una intromisión a la intimidad.

 

Fotografía propiedad de ©Brian Sokolowski

Obviamente estos dos artículos afectarán, sobre todo, a todos aquellos que queráis darle un uso a vuestras fotografías. Por ejemplo: venderlas en banco de imágenes, participar en un concurso con ellas o incluso hacer una expo utilizándolas. Sin olvidar que no podréis publicarlas en redes sociales, ni páginas web, etc.

Para aquellos que simplemente queréis captar momentos y que no vais a dar ningún uso a ese material no os tiene porque afectar directamente, ya que es un material que no se va a hacer público y la posibilidad de denuncia es muy baja.

Aun con ello, debéis tener en cuenta que si una persona se da cuenta de que le estáis haciendo una foto y no está de acuerdo con ello, os podría llegar a denunciar por intromisión en su intimidad.

Además, a esto que acabamos de comentar se le debe añadir qué es lo que se considera una intromisión ilegítima.

Vamos a verlo.

Estarás entrometiéndote en la intimidad de una personas si:

Art.7.2 “La utilización de aparatos de escucha, dispositivos ópticos, o de cualquier otro medio, para el conocimiento de la vida íntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas no destinadas a quien haga uso de tales medios, así como su grabación, registro o reproducción.”

Art.7.5 “La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo octavo, dos.”

Fotografía propiedad de ©Peter Dench

En este caso, lo que afecta directamente a la fotografía callejera es el artículo 7.5. Ya que indica claramente que no se puede capturar un momento de una persona mediante fotografías. Además, también hace referencia a que no se puede capturar ese momento ni en un lugar público, ni un lugar privado.

Por otro lado, como comentaba antes, si esas imágenes se van a quedar en un “uso personal” no tiene porque pasar nada salvo que la persona te demande. Sin embargo, si ese material lo utilizas con un fin económico la situación se puede agravar bastante. Y a esto hace referencia el siguiente artículo:

Art.8.1 “No se reputará, con carácter general, intromisiones ilegítimas las actuaciones autorizadas o acordadas por la Autoridad competente de acuerdo con la ley, ni cuando predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.”

2. Ley de Protección de Datos Personales

La Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal tiene el objetivo de “garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal y familiar.”

En esta ley se repite un poco a lo que hacíamos referencia en la ley anterior: todos tenemos derechos a no ser publicados en momentos íntimos sin consentimiento.

Fotografías en la calle: ¿qué se puede hacer legalmente?

Aunque después de lo dicho ahora parece que no hay muchas posibilidades en el mundo de la fotografía callejera, sí que las hay. Es más, según un artículo de la Ley del Derecho al Honor y a la Propia Imagen en el que se indica que sí que existen momentos en los se pueden hacer fotografías con personas. Sin embargo, serán momentos muy puntuales y personas muy concretas.

Fotografía propiedad de ©Maciej Dakowicz

Art.8.2 “En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:

a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

Imagen de la Guardia Real Británica

b) La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.

Bueno, este no es el mejor ejemplo pero me entiendes ¿verdad? 😉

c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.”

 Por lo tanto, siempre que sea una Fotografía que aporte un valor periodístico (como es el caso de las fotografías a cargos públicos en espacios públicos o una fotografía de un suceso) si que estará permitido poder hacer fotografías.

Además, también cabe destacar que hay algunos puntos que no están especificados en las leyes y que bajo nuestro punto de vista sí que podrán hacer fotografías. Por ejemplo -Si la persona está de espaldas y no es reconocible

Fotografía propiedad de ©Linda Wisdom

– Si es una silueta

Fotografía propiedad de ©Rinzi Ruiz

– Si su cara está muy sombreada y no es reconocible

Fotografía propiedad de ©Rinzi Ruiz
– Si es un conjunto de personas

– Si está desenfocada y se resalta el entorno

Fotografía propiedad de ©Rinzi Ruiz

– Dejando de lado los primeros planos y los planos detalle de la cara

Fotografía propiedad de ©Rinzi Ruiz

Asegurate que todas las fotografías que has hecho sean en lugares públicos. En privados no es nada recomendable. Y obviamente también se podrán hacer fotografías sin ningún peligro real si:

-Se le pide autorización a la persona antes de hacerle la fotografía -O si se opta por hacer fotografías a planos detalle (unos pies/zapatos en la calle por ejemplo).

 

Fotografía propiedad de ©Brian Sokolowski

¿Fotografiar o no en la calle?

Al final, después de lo comentado, es muy difícil seguir con el espiritu de la fotografía callejera si uno se tiene que parar a pedir permiso.

Se pierde mucho por el camino, como por ejemplo el momento anecdótico, la naturalidad o la “pureza de la imagen”

¿Dónde queda lo imprevisible si se pregunta?

Sinceramente se pierde mucha magia

Por lo tanto, siempre que se pueda jugar un poco con la imagen, con la luz, con el movimiento, las sombras y los enfoques se podrá seguir con este tipo de fotografías.

Y sobre todo disfrutando de la “esencia” de las mismas. La verdad que esta “prohibición” es bastante curiosa ya que aún siguen existiendo exposiciones de grandes fotógrafos, en las que se presentan momentos de personas de lo más cotidianos.

Por lo que, si permitir ese tipo de exposiciones y no el hecho de hacer esas fotografías es contradictorio pero también es verdad que hoy en dia el tema de la foto afecta a muchos mas sectores, como pueden ser el periodístico o el publicitario y existen muchos más problemas de los que se pueden llegar a imaginar.

Para que te hagas una idea, hoy en dia existen muchas demandas publicitarias por aparecer en un cartel publicitario sin permiso o incluso por aparecer como reseña sin haber dado el consentimiento.

Hace poco se tuvo que gestionar un caso en el que una clínica de estética publicó en sus folletos un antes y un después de una señor después de su tratamiento.

Obviamente la persona era consciente que la estaban fotografiando pero nunca firmó el consentimiento para que esa imagen fuera pública.

Aún con ello se usó su imagen con fin publicitario, por lo tanto, si existiendo una normativa se dan casos de lo más curiosos,

¿qué sería sin ella?

Fotografía propiedad de ©Rinzi Ruiz

Es una pena que nos afecte directamente a nosotros pero siempre existen algunos recursos para seguir con nuestra pasión.

Como los que hemos visto en el punto anterior por lo tanto, después de todo lo dicho espero que ese “miedo” que se tiene a si se está haciendo algo mal o bien se quite con este artículo y que os sirvan los ·”trucos” que os he mencionado para seguir haciendo esas fotos que tanto nos apasionan.

¡A disfrutar de la Fotografía!