En el post de hoy te voy a dar algunos consejos sobre Fotografía Infantil pero antes de entrar en materia quiero explicarte que es para mi la Fotografía Infantil

Me fascina todo tipo de fotografía, pero la fotografía infantil tiene para mi algo especial, algo que me enamora.

La naturalidad de los más pequeños es algo que me encanta capturar, son los gestos, miradas y sonrisas mas puras.

También debo confesar que toda esta locura vino a raíz de ser mamá, quería poder inmortalizar cada momento que pudiera de la mejor forma posible, todo el mundo me avisó que luego todo pasa muy rápido y así es.

Y antes de continuar, es necesario que te explique quien ha escrito este maravilloso post

Hay fotos de mis hijos de recién nacidos y con pocos meses, que si no fuera por las fotos creo que me costaría mucho recordar su cara.

Siento que el tiempo vuela y quiero poder ver toda esa colección de imágenes cuando sea una viejita si la vida me da permiso 🙂

Y ahora os voy a contar que suelo tener en cuenta a la hora de fotografiar a los mas pequeños.

Paciencia y Empatia

Es verdad que hay que tener mucha mucha muchísima paciencia, pero los resultados son tan gratificantes que todo merece la pena.

Lo primero que tengo en cuenta es la edad, obviamente no es lo mismo fotografíar un bebé de 18 meses a un niño de 10 años, hay un abanico de edades muy muy amplio, por lo que hace que pueda llegar a ser muy variado según la edad.

Luego trato de saber algo sobre el niñ@, a que suele jugar, que le gusta e incluso (si está en edad) que dibujos ve… Así cuando estés con el niñ@ llevas esa información de ventaja que seguro en algún punto de la sesión nos puede venir bien 😉


El lugar

Es muy importante elegir bien el sitio donde vamos a ir. Yo procuro que sea un sitio tranquilo y seguro, para que los niños puedan correr y jugar sin problema, y como no, que sea un entorno que combine con la imagen de fotos que vamos buscando.


Buscando la armonia

Y dependiendo del lugar y lo que queremos hacer podemos jugar con atrezzo, vestuario y demás, para que todo quede en armonía, los colores, la luz, temática si la hay, etc.

Y para que entendáis mejor lo que os quiero decir os voy a poner un ejemplo

Independientemente de si os gustamas o menos la foto, lo que busco con este ejemplo es que veaís que trato de decir.

Tanto el lugar, como la ropa y demás complementos no están escogidos al azar sino que buscaba una combinación de colores, elegí una mezcla entre magentas, rosas, violetas… y todo ello combinado con la luz del atardecer.

La luz del día

Por todo eso es tan importante elegir el momento del día, la luz es una de las cosas más importantes para contar lo que queremos.

Yo, personalmente, suelo elegir bastante los atardeceres, pero cualquier momento del día puede ser válido según lo que queremos contar con nuestras imágenes.

Naturalidad

Por otro lado, es cierto que habitualmente tratamos de buscar que el niñ@ nos mire y nos sonría, y eso está genial y son fotos preciosas

¡No nos obsesiones solo con eso!

Hay que buscar esa foto, pero creo que no debemos dejar pasar otras muchas mas, como pueda ser el niñ@ mirando a alguien, una expresión de sorpresa, una mirada intensa o cómplice, todo puede ser muy válido.

Los niños tienen miles de expresiones y es muy bonito tratar de conseguir esos gestos también.

En este ejemplo conseguí una mirada cómplice de mi hija cuando trataba de darme un palito que encontró en el campo 🙂

Así que no nos obcequemos en la sonrisa porque hay muchísimas cosas mas por inmortalizar, y mas aún tratándose de los mas pequeños 😉

Naturalidad a la hora de editar

Con respecto a las ediciones en lo que a fotografía infantil se refiere  trato casi siempre de que sean bastante naturales, a veces con una simple edición puede ser perfecta

Y os habla una que no tiene grandes conocimientos de photoshop, pero creo que sé lo justo para hacer lo que quiero o lo que  busco, a veces menos es mas, como diría David Rieri,

¡Hay que aplicar la Ley de Pareto!

Si tienes claro lo que buscas, si tienes la foto en tu cabeza, seguro que encuentras la forma de darle esa interpretación que quieres.

Os dejo un ejemplo con dos fotos, la original (izquierda) y la editada (derecha), y como veréis no es una edición de horas ni mucho menos, pero creo que el resultado fue perfecto, no necesitaba mas, al menos era eso lo que yo buscaba transmitir.

Hay algo que está claro y es que con una sencilla y natural edición podemos conseguir un muy buen resultado, apenas tocando un poco los ajustes de color y poco mas

En este caso concreto le di un poco mas de luz al niño, para conseguir que tuviera mas protagonismo y modifiqué un poco el color gris de fondo y lo maticé mas tirando al azul, y ya está, así de simple.

Permanece Alerta

Con los niñ@s es bastante importante saber anticiparte un poco a lo que puede suceder, porque hay momento y situaciones que a ellos no les puedes decir “Por favor, lo podrías repetir”, así que como en el viejo oeste, hay que ser muy rápido 😛

No te relajes cuando su mamá o papá van a colocarle algo que tiene mal puesto o a quitarle algo del pelo, esos momentos de complicidad con sus papás pueden ser muy emotivos en una fotografía, y a los papás les suelen gustar mucho este tipo de fotos.

Genera confianza

Algo que es muy importante en este tipo de fotografía es conectar con el niñ@ (si la edad lo permite), debemos hablarle (y muy importante) ponte a su altura cuando les hables, eso les suele  inspirar confianza.

Pregúntale que le gusta hacer, en que curso está o incluso le puedes sorprender diciéndole que tú también ves lo mismo que él también le puedes animar a que te cuente algo sobre lo que le gusta, no importa parar un poco de hacer fotos, así damos tiempo a que el niñ@ se vaya deshinibiendo y cogiendo confianza.

También habrá momentos, sesiones, situaciones, que por un motivo u otro no salga, el niñ@ no está cómodo, no tenga una buena actitud  o cualquier otra cosa, por lo que yo en esos casos lo dejo,

Hay también saber cuando retirarse, no es cuestión de hacer fotos por hacer, para ver si por algún casual sale alguna, además que si el niñ@ está mal, no va a transmitir otra cosa que no sea ese estado de ánimo, y normalmente no es eso lo que pretendemos plasmar.

A lo largo de la sesión, poco a poco el niñ@ se irá soltando y siendo mas natural en todo lo que haga.

Algo también muy importante es que  casi siempre es imprescindible tener ayuda, sobre todo dependiendo de la edad, normalmente son los papis, para que estén pendientes de ellos, para hablarle o para cantarle esa canción que tanto le gusta :).

Luz artificial y luz natural

Y en cuanto a lo que a  iluminación se refiere  suelo, porque me gusta y por comodidad, trabajar en exteriores y no usar luz artificial, sólo en algunos casos, con niños relativamente grandes, uso un reflector, y la mayoría de las veces que lo uso suele ser la parte translúcida, para conseguir luces mas blandas.

En el caso de bebés o niños muy pequeños no aconsejo un reflector para dar luz, puede llegar a dar una luz muy intensa y les puede molestar.

Obviamente tampoco uso flash en esos casos.

Si estoy en interior y necesito luz uso la luz natural que pueda aprovechar y una o dos ventanas de luz continua si fuera necesario.

En este caso era un interior, usé la luz natural que entraba y me apoyé de una ventana de luz continua.

Y entrando en el tema de los bebés hay muchas cosas a tener en cuenta, ya que son un mundo aparte.

Algunos consejos que tienes que conocer sobre el bebé

El ambiente es fundamental, si vamos a desnudar al bebé debemos tener la habitación a una temperatura adecuada.
Al ser posible, si lo que buscamos es ese tipo de fotografía newborn, es que el bebé tenga entre 5 y 15 días de vida, ya que es el periodo en el que mas duermen, a partir de los 20 días ya van cambiando sus hábitos de sueño y van pasando mas horas depiertos y se puede hacer mas complicado, aunque no imposible.

A los recién nacidos les gusta mucho estar contenidos, les recuerda a su paso por la barriga de mamá, si están inquietos podéis probar a liarlos a modo oruga en una mantita.

Se suelen relajar mucho cuando se les toca, haciendo un poco de presión, no acariciando, incluso con una mano tapándole un poco la cara y moviéndolos un poco a la vez, les relaja mucho y suelen dormirse. Iguamente hay que tener muchísima paciencia, un recién nacido es totalmente imprevisible.

Suelen llorar por tres motivos:

  • Hambre
  • Pañal sucio
  • Frio o calor

Al no tener aún un mes de vida no suelen llorar por gases (ya que aún no se da el famoso cólico del lactante) o por querer coger el sueño y no poder dormirse, eso viene un poco mas adelante.

Y todos estos “trucos” los he aprendido en la unidad de Neonatología donde trabajo, los empecé a poner en práctica en fotografía y la verdad es que suelen funcionar.

No te limites, busca alternativas

Algo que suele ser mas común en la fotografía tanto de recien nacido como de niñ@s mas grandes son los encuadres.

Es bueno que dispares desde diferentes puntos de vista, y no nos quedemos siempre en el encuadre mas común, así tendréis mas variedad y a veces suelen ser fotos diferentes que pueden quedar muy bien.

Como podéis ver en esta foto, mi hija estaba de pie en el suelo y yo me subí a una mesa.

Y aunque no fue una foto preparada (la sesión era para mi hermano en realidad) me sirve como ejemplo de encuandres diferentes.

 Y estas son las pequeñas “bases” en las que me apoyo para partir, porque una vez coges la cámara la película comienza y debemos estar preparados para lo que vamos a encontrarnos delante del visor.

Y por último, disfruta mucho, porque no solo salen las emociones de los niñ@s a los que fotografiamos, sino que también se plasma nuestra actitud en cada instantánea.

Persigue siempre la luz y enfoca el alma…